22 ago. 2015

Cómo identificar a un pederasta o abusador de niños

Hace unos meses una amiga me contó lo que estaba pasando con su hijo de casi 2 años y medio. Había empezado a tener un juego "privado" en su dormitorio que según lo que refería él mismo, un profesor de su nido le había enseñado. Cuando lo encontró por sorpresa haciendo esto el niño le dijo: "es un ejercicio que me enseñó el profesor, pero me dijo que tú no debes ver, mamá".

Escuchar algo así de alguien cercano me hizo pensar mucho de las diferentes estrategias que pueden usar los abusadores de niños para engañarlos y finalmente hacerlos caer en sus abusos.

Por esto preparé este artículo, para que como padres estemos alertas pues los abusadores no conocen estrato económico ni social. Cualquiera podría ser un posible pederasta, por lo que reconocerlo puede ser una tarea difícil, especialmente porque al comienzo casi todos se ganan la confianza de los niños que abusan. 



Pautas para conocer el perfil de un posible abusador

Entiende que cualquier adulto podría ser abusador sexual. 

No existe una característica física, profesión o tipo de personalidad que compartan todos los abusadores. Pueden pertenecer a cualquier sexo o raza y sus afiliaciones religiosas, sus ocupaciones y pasatiempos son tan variados como los de cualquier otra persona. Un abusador podría parecer encantador, amoroso y completamente amable mientras alberga pensamientos típicos de un abusador sexual que oculta hábilmente. Eso significa que jamás debes descartar completamente la idea de que alguien podría ser un abusador.

Ten en cuenta que la mayoría de los abusadores son personas que los niños conocen. 

El 30% de los niños abusados sexualmente han sido víctimas de algún familiar, mientras que el 60% han sido víctimas de un adulto que no era un familiar pero sí un conocido. Esto significa que solo un 10% de los niños abusados han sido atacados por un desconocido.

·   En la mayoría de los casos, el abusador resulta ser un conocido del niño de la escuela o de otro entorno como un vecino, un maestro, un entrenador, un sacerdote, un pastor, un instructor de música o una niñera.

·   Los familiares como los padres, abuelos, tíos, primos, padrastros, etc. también podrían ser abusadores sexuales.

Conoce las características que los abusadores tienen en común. 

Si bien cualquiera puede ser uno, la mayoría son hombres, independientemente de si sus víctimas son de sexo masculino o femenino. Muchos depredadores sexuales cuentan con un historial de abuso en su propio pasado, ya sea de tipo físico o sexual.

·  Algunos también padecen una enfermedad mental, por ejemplo, un trastorno del estado de ánimo o de la personalidad.

·  Las abusadoras tienden a abusar más de los niños que de las niñas.

Advierte los comportamientos que los abusadores tienen en común. 

Estos no suelen prestar tanto interés a los adultos como a los niños. Podrían tener empleos que les permitan estar cerca de niños de una edad determinada o idean otras formas de pasar tiempo con ellos trabajando como entrenador o niñera.

·   Los abusadores tienden a hablar de los niños o a tratarlos como si fueran adultos. Podrían referirse a ellos en la misma manera en que lo harían con un adulto, amigo o pareja. 

·  Los abusadores suelen asegurar que aman a todos los niños o sienten como si aún lo fueran.

Busca señales de “grooming

El término anglosajón “grooming” (que podríamos traducir como "engatusamiento”) se usa para hacer referencia a las tácticas del potencial abusador para ganarse la confianza de un niño y a veces también la de los padres. A lo largo de los meses e incluso años, el abusador se irá convirtiendo en un amigo de confianza para la familia, ofreciéndose a cuidar a los niños, llevarlos de compras, de viaje o incluso pasar tiempo con ellos de alguna otra forma. Ten en cuenta que muchos de ellos no abusarán de un niño hasta haberse convertido en alguien de confianza.


  • Los abusadores buscan niños vulnerables a sus tácticas, porque carecen de apoyo emocional o no reciben suficiente atención en casa. Intentarán convertirse en la figura paterna para el niño.
  • Algunos pederastas se aprovechan de los niños de padres solteros que no pueden supervisarlos con mucha frecuencia.
  • Un pederasta normalmente empleará un gama de juegos, trucos, actividades y lenguaje para ganarse la confianza o para engatusar al niño, por ejemplo: guardar secretos (los secretos son importantes para la mayoría de los niños, porque los ven como un asunto de adultos y como una fuente de poder), juegos de contenido sexual explícito, cariños, besos, tocamientos indebidos, comportamientos provocativos, exposición del menor a material pornográfico, extorsión, soborno, adulación y lo que es peor, afecto y amor. Ten en cuenta que estas tácticas se utilizan básicamente para aislar y confundir al menor.

¿Cómo proteger a tus hijos de los abusadores sexuales? 

1. Supervisa las actividades extracurriculares de tu hijo.




Participar lo más que puedas en la vida de tu hijo es la mejor manera de protegerlo contra posibles abusadores. Ellos buscarán un niño vulnerable y que no reciba mucha atención por parte de sus padres. Preséntate de sorpresa en sus juegos, prácticas o entrenamientos, acompáñalo a sus viajes de excursión y dedica parte de tu tiempo en conocer a los adultos que son parte de su vida. Haz notar que eres un padre presente (no la niñera) y que participas en su vida.
- Si no puedes ir a un viaje o a una excursión, asegúrate de que al menos dos adultos que conozcas bien acompañen a tu hijo.
- No dejes solo a tu hijo con adultos que no conozcas bien. Incluso los parientes puedes representar una amenaza. La clave es estar presente lo más posible.

2. Instala una cámara para niñeras si contratas a una.




Hay momentos en los que no podrás estar presente, así que emplea otras herramientas para asegurarte de que tu hijo está seguro. Instala una cámara escondida en tu casa para detectar alguna actividad inapropiada. No importa lo bien que creas conocer a alguien, deberás tomar precauciones por la seguridad de tu hijo.


3. Enséñale a tu hijo sobre la seguridad en línea.


Asegúrate de que sepa que muchas veces los abusadores se hacen pasar por niños o adolescentes para atraerlos por Internet. Vigila el uso que le da tu hijo al Internet, fijando reglas para limitar el tiempo que pasa en las redes sociales y/o chats. Conversa periódicamente con tu hijo de aquellos con quienes se comunica por Internet.





- Asegúrate de que tu hijo sepa que nunca debe enviar imágenes a ninguna persona que haya conocido por Internet o con quien se comunique.

- Debes saber que a menudo los niños son reservados sobre su comportamiento en Internet, por lo que tendrás que permanecer atento para mantenerte informado de la actividad en línea de tu hijo.

Una herramienta útil para proteger el contenido de internet al que pueden acceder nuestros hijos es MagicDesktop una aplicación que funciona como un Windows para niños con herramientas de aprendizaje y navegación segura por internet. Si buscan más información pueden acceder a la página web de Magic Desktop





4. Asegúrate de que tu hijo se sienta emocionalmente apoyado.

Los abusadores de niños les pedirán a los menores que no se lo digan a los padres. 
Asegúrate de que tus niños comprendan que si alguien les pide que no les digan algo a ustedes, los padres, es porque ellos se meterán en problemas, pero la persona que les pidió que lo hicieran sabe que lo que hace está mal.





Como los niños que no reciben mucha atención son especialmente vulnerables a los abusadores, asegúrate de dedicarle mucho de tu tiempo y se sienta apoyado. Tómate el tiempo para hablarle a diario y entablar una relación abierta y de confianza.

Manifiesta interés en todas las actividades de tu hijo, incluyendo las tareas de la escuela, las actividades extracurriculares, pasatiempos, entre otros.

Hazle saber que puede decirte todo con total libertad y que siempre le escucharás y le creerás lo que te diga.

5. Conversa con ellos para reconocer tocamientos inapropiados


Los niños no pueden imaginar qué es un abuso sexual y no es fácil abordar este tema con ellos. Los menores no se expresan como adultos y les es difícil hablar. Con todo, es necesario ayudarles a protegerse, sin darles el sentimiento de que todo el mundo es peligroso. Como para los accidentes de tránsito, es necesario conocer los riesgos de los abusos sexuales para evitarlos mejor. 




La educación sexual de los niños se hace en el colegio, con sus profesores, compañeros y amigos, y también en la familia, con motivo de los acontecimientos de la vida diaria. Es en este lugar de intercambio y ternura que desarrollarán su capacidad de asumir su sexualidad y protegerse. Aproveche las respuestas que el niño da para explicarle que su cuerpo le pertenece y que puede decir NO, que tiene derecho al respeto y a la protección de los adultos.

Un niño bien informado tiene más oportunidades de no ser una víctima. Jueguen juntos para encontrar soluciones a situaciones inesperadas:  ¿y si te pierdes en una gran tienda? Enséñele a encontrar soluciones por sí mismo, sin asustarse.

Aproveche las situaciones que perturban a su niño para escucharlo sin reproches y mostrarle su confianza. Si se sabe escuchado, se atreverá a hablar de lo que le preocupa.

Puedes revisar esta guía para conversar con los niños y prevenir el abuso sexual: Cómo enseñar a los niños a prevenir el abuso sexual

6. Déle normas de protección


Dígale que tiene el derecho a rechazar una propuesta de un adulto, incluso si lo conoce; que no es maleducado ignorar a un adulto que le pide acompañarlo a alguna parte: esa persona encontrará ayuda en otra parte; que si se siente en peligro en la calle debe acercarse a un grupo de personas o entrar a la tienda más cercana. Que debe buscar ayuda hasta encontrar alguien que le crea y que actúe. Déjele siempre un medio de llamar por teléfono (monedas o celular) y algunas direcciones y números de teléfono.


7. Construya su red de apoyo


El niño sabe que algunos adultos son incapaces de controlarse por ejemplo, cuando beben demasiado o montan en cólera. Él puede comprender que los adultos que cometen abusos sexuales son personas que tienen problemas y que son raros. Pensar que puede ser agredido no es fácil, pero tendrá menos miedo si sabe qué hacer.


8. Reconoce cuando algo no está bien con tu hijo


Si notas que tu hijo actúa de forma distinta, aborda el problema para averiguar qué está mal. Preguntarle con frecuencia cosas acerca de su día, incluyendo si ocurrió alguna clase de toques ayudará a mejorar la comunicación entre ustedes. Nunca hagas caso omiso si tu hijo te dice que fue tocado de forma inapropiada o que no confía en un adulto. Confía en él en primer lugar.



- Nunca descartes a sus quejas sólo porque el adulto en cuestión es un miembro importante de la sociedad o parece incapaz de semejantes cosas. Eso es precisamente lo que quiere un pederasta.

- No olvides que lo más importante para proteger a tu hijo es escucharlo. Evalúa sus necesidades y deseos, habla con él y en definitiva sé el mejor padre que puedas. Si no le prestas atención, otra persona lo hará.

- Si un niño luce aislado o molesto, lo vuelve un blanco fácil para un depredador. Indaga sobre la vida escolar de tu hijo, averigua quiénes son sus amigos, Si no tiene ninguno, esfuérzate para que eso cambie. Mantenerse en grupo es muy importante y en muchos casos podría salvarle la vida si no puedes estar presente.

SIGUE A MAMÁS GALLINA EN LAS REDES SOCIALES:

  Síguenos en Facebook Síguenos en Instagram Síguenos en Twitter

1 comentario:

  1. Empecemos por informarnos sobre indicadores de abuso sexual en niños y niñas.Una lectura interesante para reconocer quien puede abusar de nuestros hijos e hijas.

    "Reconoce cuando algo no está bien con tu hijo

    Si notas que tu hijo actúa de forma distinta, aborda el problema para averiguar qué está mal. Preguntarle con frecuencia cosas acerca de su día, incluyendo si ocurrió alguna clase de toques ayudará a mejorar la comunicación entre ustedes. Nunca hagas caso omiso si tu hijo te dice que fue tocado de forma inapropiada o que no confía en un adulto. Confía en él en primer lugar.
    - Nunca descartes a sus quejas sólo porque el adulto en cuestión es un miembro importante de la sociedad o parece incapaz de semejantes cosas. Eso es precisamente lo que quiere un pederasta.
    - No olvides que lo más importante para proteger a tu hijo es escucharlo. Evalúa sus necesidades y deseos, habla con él y en definitiva sé el mejor padre que puedas. Si no le prestas atención, otra persona lo hará.
    - Si un niño luce aislado o molesto, lo vuelve un blanco fácil para un depredador. Indaga sobre la vida escolar de tu hijo, averigua quiénes son sus amigos, Si no tiene ninguno, esfuérzate para que eso cambie. Mantenerse en grupo es muy importante y en muchos casos podría salvarle la vida si no puedes estar presente."

    ResponderEliminar